11 de julio de 2015

En bicicleta por Holanda. (Cycling in The Netherlands)

Holanda es un país que por cada 100 habitantes, 99 cuentan con una bicicleta. En el indice 2015 de ciudades Bici-amigables de Copenhagenize, tres de las ciudades en este país lograron entrar en el top 5 y su reparto modal muestra un 37% de los viajes realizados en bicicleta; por lo que esta actividad es muy común entre sus habitantes. La infraestructura ciclista garantiza la seguridad de sus usuarios en los 35, 000 km. de ciclovias que conectan pequeñas localidades y ciudades, en un sistema de red distribuido en todo el país. Comparando mi estancia de tres meses en Holanda con tres meses en la ciudad de México, puedo decir que gracias a las condiciones favorables del ciclista en este país; he podido rodar más kilómetros, hacer viajes largos, pasar más tiempo en bicicleta y en ningún momento sentí que ponía en riesgo mi vida.

Servicio de guardería en bicicleta (izquierda) y ciclistas (derecha)
A mi llegada comenzaba a conocer la habilidad de los habitantes detrás del manubrio; personas agarrando una taza de café, sombrilla o bolsa en una mano y con la otra manejando la bicicleta. Lo anterior es cotidiano en distintos lugares y ciudades del país. Niños de 5 años que en pares y grupos a hora temprana se dirigían a sus escuelas, o personas de la tercera edad que cargaban bolsas de fruta y comida.
Fuente: Copenhagenize
Paseo en pareja
La mayoría rodaba en ciclovias extendidas de forma paralela a las calles, principales avenidas e incluso carreteras. Aunque también existen calles ciclistas (fietssraats) en las que la prioridad la tiene el ciclista y son calles con zonas 30, en donde los vehículos no pueden rebasar en ningún momento al ciclista. En todas las calles los ciclistas pueden circular con toda tranquilidad y lo único que podría preocuparles es el viento y la lluvia; condiciones meteorológicas comunes pero de reducida duración en el día y que no impiden a nadie usar la bicicleta (ver video e imagen).


Fietsraat en Nijmegen
Fietsraat en Nijmegen
Fiestraat en Nijmegen. Las barras indican la dirección de tráfico y en que lado voltear si vas en bicicleta.
Calle de Amsterdam


El entorno urbano


La experiencia de andar en bicicleta por la ciudad y entornos rurales son igualmente sorprendentes aunque muy diferentes. En ciudades densamente pobladas como Ámsterdam es maravilloso observar la danza de los peatones, los ciclistas y el tranvía en un cruce, pero es igual de peligroso si uno no está acostumbrado a esquivar turistas y peatones que en momentos aparecen de la nada en los cruces. En una ocasión renté una bicicleta y ante mi clara distracción observando edificios, casi caigo en las vías del tranvía, así que tu atención debe ser mayor en estas calles (ver imagen a la izquierda).

La velocidad tanto del transporte, sea tranvía o camión es siempre moderada y en muy pocas ocasiones estarás compartiendo tu camino con un transporte público. Existe un respeto claro entre los usuarios de la calle y salvo que seas verdaderamente despistado en circunstancias extraordinarias alguno te tocará el claxon. De igual forma, los vehículos respetan el paso de ciclistas, pero se molestan si el ciclista no respeta las calles que son destinadas al paso exclusivo de estos. En otra ciudad de tamaño medio como Nijmegen, la danza se reduce en tamaño de personas pero la convivencia entre peatones, ciclistas y autobuses se mantiene.
Cruce común en Nimegen.
Ciclovia paralela a una avenida principal
Un cruce común en Amsterdam (peatones + tranvías + ciclistas y vehículos)

Saliendo de la ciudad.

Entorno Rural

Por otro lado, aquellos viajes en bici fuera de la ciudad es frecuente observar desde un ciclista y su bicicleta profesional, hasta un ciclista común que se aventura a visitar otra ciudad (como yo). Cuando viajas fuera de la ciudad las casas desaparecen, el ganado forma parte del entorno natural, altos arboles se levantan a lo lejos y las planicies de arbustos forman parte de este escenario monótono pero muy agradable. El aire limpio, los ríos que cruzas en diversos puentes de formas y tamaños (en otro post escribiré sobre esto) y los trenes que a lo lejos pasan también forman parte de esta experiencia rural. La velocidad es uno de los grandes beneficios de salir de la ciudad, cansar tus piernas con pequeñas colinas y tramos largos pensando en conocer otros lugares y personas fueron la recompensa siempre que salía. En la ciudad de México conocía a personas que recorren más de 100 km; la mayoría bici-mensajeros, pero fue en Holanda que pude realizar viajes con distancias similares y visitar varias ciudades; sin contar otras en los que sólo pasé. Cuando realizas este tipo de viajes puedes escoger entre rutas (ciclovias) recreativas que pasan por lugares con la finalidad de realizar actividades para este propósito, escénicas en donde los paisajes naturales son constantes, y directas que asimilan autopistas para ciclistas en donde la conectividad más la velocidad hacen de estas rutas las más usadas.

Señalización en color rojo indican ciclovias con destinos locales. Las de color verde son una red de ciclovías en el país e indican rutas recreativas, escénicas o rápidas fuera de la ciudad donde te encuentres.
En camino a Eindhoven
Ruta rápida a Eindhoven; suficiente soledad para relajarte entre semana.
Ciclovía escénica a Arnhem. 
Ciclovía rápida a Utrecht.
Ciclovía escénica a Utrecht, generalmente sola a las 7 de la mañana.
Las ciclovias por lo general se distinguen entre aquellas que se comparten con otros vehículos (fietssraats), aquellas ciclovias confinadas y otras en las que sólo se pintan, pero son igual de eficientes. También el material es diferente, cuando uno anda en el entorno urbano el material común es el adoquinado con la finalidad de reducir la velocidad de ciclistas, en entornos rurales las ciclovias con asfalto de hormigón son las más comunes, seguido de asfalto y por último el hormigón de cemento. Las texturas son diferentes para las zonas peatonales por lo que en Holanda es un recurso común para distinguir diferentes usos y usuarios.  Es común ver también en un recorrido pequeñas cajas con cables saliendo de ellas, pero es la forma de realizar aforos ciclistas en las ciclovias. En los cruces que no terminan rotondas es difícil cruzar cuando recién te integras a esta danza de ciclistas y peatones, pero a nivel de suelo te indican unas flechas de color blanco en qué dirección debes voltear para no chocar con otro ciclista. Siempre debes usar la señalización de mano independientemente de lo anterior para hacerte ver y decir a la gente en qué dirección darás vuelta o parar.
Ciclovía segregada de hormigón.
Limpieza de ciclovías y jardineras.

Ciclovía  no segregada pero diferenciada con texturas (Adoquines)
Diferenciación de uso (vehicular, no motorizado y peatonal) por texturas a nivel de piso.
Ciclovía en construcción.
Aforo en ciclovía.

Esto es sólo un plano general de mi experiencia como ciclista en los Países Bajos, seguramente hay detalles que se me escapan. Comparando los tres meses que he andado en bicicleta por Holanda con los tres meses en la ciudad de México, los resultados comienzan a observarse y en general se duplicaron.

En tres meses en la ciudad de México recorrí 630 km, mientras que en Holanda he sumado 1,459 km. En la ciudad de México sólo realicé 24 actividades o viajes en bicicleta, mientras que en Holanda 49. Fueron 26 hrs. en los tres meses correspondientes en la ciudad de México, comparado con un 67 hrs. en Holanda arriba de una bicicleta. En cuanto a la velocidad promedio, en la ciudad de México era de 23 km/h y en Holanda de 22 km/h. Si bien Holanda es plana y un 25% de su territorio se encuentra por debajo del nivel del Mar, pude sumar 703 m. de altura, pero en la ciudad de México en tres meses pude sumar 917 m. de altura. En resumen pude viajar más distancia, más horas, en más viajes pero con menor altitud y velocidad; factores potenciales y señalados para que la gente decida usar la bicicleta. Aunque en ocasiones si extraño esas colinas de la ciudad de México (Véanse siguientes mapas).

Rutas de viaje en bicicleta por Holanda (Verde con destino en Utrecht, Den Haag, Rotterdam, Katwijk), En Morado (hacía Eindhoven).



El mapa anterior muestra mis viajes en bicicleta por Nijmegen y Los Países Bajos.
Acá un mapa dinámico sobre mis viajes en al ciudad de Nijmegen, hagan zoom out para ver las demás rutas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario